El Molino de Viento

«Nos llevó un mes, bajo la dirección técnica de Ramón Marzol, unir las piezas, entender el mecanismo, reforzar las partes sujetas a mayor esfuerzo, enderezar la torre y rearmar la rueda.»

No hay comentarios

Este molino de viento se utilizaba para el agua de las locomotoras, se encontraba emplazado en la estación ferroviaria de la localidad Sauce de Luna, Provincia de Entre Ríos.

Lo descubrimos en 1.999 pero fue recién en el año 2.004 que pudimos trasladarlo a nuestro Museo.

Nos llevó un mes, bajo la dirección técnica de Ramón Marzol, unir las piezas, entender el mecanismo, reforzar las partes sujetas a mayor esfuerzo, enderezar la torre y rearmar la rueda.

Finalmente el montaje se realizó el día viernes 07 de agosto del 2.004.

La torre tiene 15 metros de altura, la máquina supera los mil kilos de peso, la rueda tiene un diámetro de 6,6 metros y su cola promedia los 2 metros de ancho y 3,5 de largo.

Historia del Molino de Viento

El molino, como se desprende de su nombre, fue utilizado en principio para accionar la molienda de cereales especialmente de trigo. Por extensión se ha denominado así a todo aparato movido por fuerzas de la naturaleza, aun cuando se destine a otras tareas, como elevar agua. El molino de viento -independientemente de las poéticas imágenes de los campos holandeses que todos hemos visto alguna vez o de las gestas heroicas de Don Quijote contra aquellos caballeros perversos, disfrazados por un mago maléfico- ha tenido siempre una función práctica, que es la de aprovechar la energía eólica, transformándola en trabajo útil. El Molino es una máquina que transforma el viento en energía aprovechable. Esta energía proviene de la acción de la fuerza del viento sobre unas aspas oblicuas unidas a un eje común. El eje giratorio puede conectarse a varios tipos de maquinaria para moler grano, bombear agua o generar electricidad. Cuando el eje se conecta a una carga, como una bomba, recibe el nombre de molino de viento. Si se usa para producir electricidad se le denomina generador de turbina de viento o aerogenerador.

No existe un acuerdo o certeza total en cuanto al lugar donde aparecieron los primeros molinos o quien fue su inventor. Algunos estudiosos dicen que fue una idea del célebre inventor griego Herón de Alejandría allá por el siglo I antes de la era cristiana. Otros opinan que aparecieron en Persia, en el siglo VII de nuestra era. Luego, los árabes adoptaron este ingenioso dispositivo, el que fue llevado a Europa por los cruzados. Fue así como durante la Edad Media los molinos de viento alcanzaron un gran auge en Europa.

Molinos de Holanda

Además de emplearse para el riego y moler el grano, los molinos construidos entre los siglos XV y XIX tenían otras aplicaciones, como el bombeo de agua en tierras bajo el nivel del mar, aserradores de madera, fábricas de papel, prensado de semillas para producir aceite, así como para triturar todo tipo de materiales.

En el siglo XIX se llegaron a construir unos 9.000 molinos en Holanda.

El avance más importante fue la introducción del abanico de aspas, inventado en 1745, que giraba impulsado por el viento. En 1772 se introdujo el aspa con resortes. Este tipo de aspa consiste en unas cerraduras de madera que se controlan de forma manual o automática, a fin de mantener una velocidad de giro constante en caso de vientos variables.

Otros avances importantes han sido los frenos hidráulicos para detener el movimiento de las aspas y la utilización de aspas aerodinámicas en forma de hélice, que incrementan el rendimiento de los molinos con vientos débiles. El uso de las turbinas de viento para generar electricidad comenzó en Dinamarca a finales del siglo pasado y se ha extendido por todo el mundo. Los molinos para el bombeo de agua se emplearon a gran escala durante el asentamiento en las regiones áridas del oeste de Estados Unidos. 

El molino de viento utilizado para el bombeo de agua, si bien es menos usado que en otras épocas, actualmente los modernos molinos disponibles en el mercado desarrollados especialmente para esta aplicación, ofrecen una solución inmejorable para su utilización en zonas rurales. Los molinos más modernos se han ido construyendo de metal liviano (algunos son de chapa de acero galvanizada), o con las aspas formadas con listones de madera que pueden abrirse con los bordes al viento. Las grandes aspas se han ido reemplazando por un número mayor de paletas dispuestas en forma de rueda, y el árbol, en que están montadas posee una cola de orientación, siendo ubicadas de modo que puedan girar a una velocidad 2,5 veces superior a la del viento.

Los modernos molinos de viento se mueven por dos procedimientos: el arrastre, en el que el viento empuja las aspas, y la elevación, en el que las aspas se mueven de un modo parecido a las alas de un avión a través de una corriente de aire. Las molinos que funcionan por elevación giran a más velocidad y son, por su diseño, más eficaces. Los elementos básicos componentes del molino son el rotor (máquina y rueda ), los mecanismos de control y orientación ( freno y cola ) y la estructura de soporte (torre ).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.