El tren

«No sería una visión chiquita, egoísta, desconsiderada para con el resto, asignarles la propia angustia que el transcurrir de sus días latía en su pecho y resonaba en sus oídos…?»

Un comentario

cuentos de Oscar Marzol

Estaba llegando, a paso lento,  a la estación de trenes del pueblo. Por un claro que dejaba su frondosa arboleda observó cómo pasaba un largo convoy de carga, arrastrado por una resoplona locomotora a vapor.

Se sentó en el andén. Apoyó sus pies en el riel más cercano, inclinó su cuerpo hacia atrás sosteniéndolo con sus brazos cuyas manos apoyaban en la carpeta de carbonilla que cubría la superficie. Molestaba un poco, pero no dolía.

Siguió el desplazamiento del carguero que se dirigía hacia el oeste, hasta que su figura se fue perdiendo en dirección al sol, que también entregaba sus últimos rayos.  Algo, en su interior, lo estaba inquietando…

Frente a él, en el gran terreno desolado de la estación, un montón de niños jugaban un intenso y desordenado partido de fútbol. Arcos marcados con ramitas de paraíso y una gorra colgada en la punta; límites laterales hasta donde el pastizal y los rieles de ramales en desuso, lo permitían.   Hubo patadas, discusiones, festejos de gol, reclamos sin respuestas, vestimentas multicolores y gritos permanentes. Como telón de fondo, las madres conversando alegremente, unas apoyadas sobre la escoba, otras con un mate frío en la mano,  mientras veían disfrutar a los suyos. También le mereció una reflexión…

De pronto apareció el jefe de la estación, mate y pava en mano, sacándolo de sus pensamientos y sentándose a su lado lo invitó a compartir y a hablar de todo un poco.  Recordó con cierta nostalgia el día de su llegada a tomar el cargo a más de treinta años de aquella tarde, un poco de su historia personal, los hijos que ya habían volado, los achaques naturales de su salud y los de su mujer, algo de política general comparándolo con políticas generales anteriores  y seguramente, dado que habría notado que su circunstancial oyente no le prestara demasiada atención ni interés, pegó el últimos chupón ruidoso al mate, se levantó con esfuerzo y comunicándole el gusto de haber compartido ese momento, ingresó a su casa.  Había sido casual y desafortunado aquel encuentro o, metido en su interior tal como estaba, lo consideró en beneficio de su propio análisis?  Lo sabría después…

No estaba conforme con su modo de vida.  Mucho tiempo en un pueblo chico, monótono, sin demasiadas expectativas. Al principio se consoló con un argumento un tanto facilista, como echarle la culpa al pueblo por su tamaño y lo aparentemente repetitivo en la vida de su gente. Y, si no fuera tan así?  Si el resto de los habitantes se sintiera con sueños propios que estaban llevando a cabo, ambiciones que los motivaran, proyectos en curso, pasiones movilizadoras?   

No sería una visión chiquita, egoísta, desconsiderada para con el resto, asignarles la propia angustia que el transcurrir de sus días latía en su pecho y resonaba en sus oídos…?

Sabía que el tren diario de pasajeros, procedente del este, se acercaría a gran velocidad, no pararía en esa estación y sólo alcanzaría a distinguir su luz que se agrandaría a medida que acortara la distancia.  Seguramente, no podría siquiera contar el número de sus vagones. 

Se incorporó, pesadamente.  Fue caminando como un sonámbulo hacia la plaza que ya estaba desierta y en el trayecto, dejó caer algunas lágrimas de desconsuelo. 

Esa tarde, aparentemente normal.  Esos trenes, habituales. Ese partido diario, pintaban el cuadro de su vida interior. El carguero que pasó, lento, largo y sin retorno eran sus años ya vividos.  El partido, los días actuales con alegrías, tristezas, discusiones efímeras y una repetición para mañana.  El tren de la medianoche, el tiempo corto y rápido que le quedaba por transcurrir sin saber cómo sería…

Sentado en el banco frío de la plaza, cerró los ojos, pensó en la “luz” del último tren y se sintió aliviado…

                                                                                                 Oscar Marzol

                                                               Buenos Aires, 9 de Julio de 2020

Escucha el audio de este cuento:

Singular: 1 comentario en “El tren”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.