El overo

«Adentro, piso de madera, un antiguo mostrador, algunas botellas desparramadas en una desparramada estantería y en una de las tres mesas habilitadas a los parroquianos, con un vaso de aperitivo Amargo Obrero, soda y una rodajita de limón se había acodado Vicente Villalba.»

2 comentarios

Historias de Iriarte

cuentos de Oscar Marzol

Mediodía tranquilo, caluroso, con una suave brisa del norte.  Muy poca gente, por no decir nadie en las calles de Iriarte.  Frente a la plaza, en lo que hoy es el negocio de los Cabrera, estaba el viejo almacén de Padilla con sus carcomidas paredes de ladrillos y su desvencijada puerta de un inexistente verde. 

Adentro, piso de madera, un antiguo mostrador, algunas botellas desparramadas en una desparramada estantería y en una de las tres mesas habilitadas a los parroquianos, con un vaso de aperitivo Amargo Obrero, soda y una rodajita de limón se había acodado Vicente Villalba.  De qué hablaban con el cantinero.  De todo, de nada, del tiempo, de la vida que se iba y de la que vendría.  Eran sólo dos,  razón por la cual ni siquiera daba el entorno para discutir y sí para las coincidencias dado que se conocían muy bien y se encontraban todos los días.  Villalba ya acunaba una pequeña modorra, consumiría otro trago, unos trocitos de salamín y queso y lentamente caminaría rumbo a la siesta.

De pronto, la puerta se abre con una inusitada energía y aparece el “nuevo oficial” destinado al pueblo, saluda cordialmente y esboza una formal pregunta “por casualidad, no han visto pasar un sulky desconocido, posiblemente procedente de la Colonia Alberdi” Villalba, sorprendido por la posibilidad de intercambiar algunas palabras con un tercero, y adoptando una postura de mucha seriedad le responde “sí oficial, yo lo vi y me llamó mucho la atención por su aspecto forastero…”.  Y…, “dígame, el caballo era overo…”. “Mire oficial, no quisiera mentirle pero, por lo menos, del lado que yo lo vi, sí era overo, ahora del otro lado no sabría decirle…”

No era necesario ser oficial para comprender la chanza.

Por favor Señor, acompáñeme hasta la Comisaría para que pueda explicarme mejor lo sucedido y plasmar su declaración.

Lo dejó toda la noche en cana…

   Oscar Marzol

Buenos Aires, 3 de Octubre de 2020

Escucha el audio de este cuento:

Plural: 2 comentarios en “El overo”

  1. soy mexicano, también me admiten? ganando les puedo ofrecer mi clabe interbancaria para su deposito, es correcto? Les agradeceria me invitaran a sus eventos pues me encanta participar, gracias. Un abrazo desde Tijuana Baja California, México.

    1. Buen día José, claro que sí!El Concurso es Internacional. Para enterarse de las novedades puede suscribirse a nuestra página y/o seguirnos en nuestras redes sociales. Esperamos su participación! Saludos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.