El Cirilo cuaiguá

«Con Cirilo fuimos amigos y cómplices en las mañanas luminosas del verano. Él era de naturaleza salvaje y los dos compartíamos una sola niñez nutrida de asombros y de juegos inocentes (…)»

No hay comentarios

Armando del Fabro

Duro, silencioso y audaz…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.