Panadería

LA PANADERÍA
Perteneció a Don Ramón José Francisco Furno.
Se encontraba ubicada en el Paraje La LLave, a 15km de Lucas González, Entre Ríos.
Permaneció desactivada por mas de 40 años y fue adquirida por el Museo en el año 2009.

Gracias a la gestión de nuestro ya amigo Leopoldo Alasino, familia a la cual le adquirimos el tractor a vapor Ransomes, pudimos visitar y conversar con el Señor Ramón José Francisco Furno, quien en el paraje “La Llave”, a pocos kilómetros de la ciudad de Lucas González, en la Provincia de Entre Ríos, poseía (ya en desuso)  una panadería completa, hasta con su motor a explosión para accionarla.

Don Furno no aceptaba la posibilidad de venderla porque había sido el motivo de su vida.  También, en la esquina deteriorada de su vivienda explotaba a duras penas el resto de un almacén y venta de bebidas para los parroquianos de la zona.  Fueron varios los viajes a visitarlo (Elías Ciordia, Pascual Battista, Adolfo Romero )  e insistirle con la propuesta ( incluso fuimos también con nuestro padre Ramón).  Intervino luego su nieto quien quería tener un garaje para guardar su auto.  Poco a poco la relación se fue aceitando y convenciéndolo que sería destinado a un Museo.

Finalmente, el 29/11/2009 logramos el acuerdo que, entre otras cláusulas incluía romper la pared lateral de la panadería para poder sacar la maquinaria, encofrar una viga de hormigón armado para que actuara de dintel para el portón del nuevo garaje.  Desmontamos también a fuerza de martillo las tapas del horno y sus adicionales, que hoy están presentados en nuestra panadería.  Fue muy lastimoso verlo llorar desconsoladamente a Don Furno el día en que con el camión fuimos a cargarla (está todo documentado en filmaciones que algún día mostraremos )

Algunos conceptos :

Mezcladora y amasadora: Máquina en la cual se volcaba la harina con agua y su correspondiente dosis de sal.  De bajas revoluciones y con cuchillas semicirculares – sin filo –  que se entrecruzaban lentamente, iban dando consistencia a la masa necesaria para la elaboración del pan.

Sobadora : Máquina con rodillos y respaldo de madera, donde el panadero estiraba la masa – al igual que hacían las amas de casa con el “palo de amasar” – agregando permanentemente puñaditos de harina  y pasando una y otra vez, hasta lograr la consistencia que consideraba conveniente.

Palas para horno : A fin de introducir, acomodar y retirar tanto el pan como las “facturas” dentro del horno – a leña – el panadero contaba con largas palas de madera dura (dicho material evitaba la posibilidad de quemaduras en el trato).  Una vez utilizadas eran  colocadas colgadas sobre soportes normalmente instalados sobre la larga mesa de corte.

Galletitero : Gran corralón de madera con fondo inclinado hacia el frente, con una boquilla para que las “galletas” – pan tradicional en el interior – cayeran dentro de la bolsa que las estancias requerían para su consumo.  En él se colocaban las galletas a granel.

Sistema de poleas : A fin de movilizar todas las máquinas necesarias dentro de “la cuadra” – así se denominaba el local de la fabricación del pan propiamente dicho – , se instalaba una larga barra con poleas para que, desde cada una de ellas, conectaran con las poleas de cada máquina y así tener un solo motor generador.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.